La entrega

.

Intrigados abrieron la caja en cuyo papel exterior se leían las palabras “Frágil, tratar con enorme cuidado”. Al destaparla, la niña que se encontraba en el interior miró con cara de curiosidad. No tenía chupete, no tenía pendientes y venía sin manual de instrucciones.

Se miraron intrigados. ¿Tu has pedido esto?. Yo no, dijo Emma. Antes de sacar a la pequeña comprobaron las últimas compras por internet. En ninguna de las cestas de la compra de las tres o cuatro páginas en las que solían comprar aparecía reflejado tal encargo y mucho menos el pago del mismo. ¿Ves, incrédulo?, que te piensas que pido cualquier cosa, normalmente solo pido lo que necesitamos.

Cuando volvieron al cuarto donde habían dejado la caja, la niña no estaba. Nerviosos ante la posibilidad de que le pasara algo y que la posterior devolución no fuera aceptada, comenzaron a buscarla. En el baño, de pie agarrada al bidé pudieron ver a la niña de ojos marrones chapotear con las manos en el agua que dejaba escapar el grifo abierto. No andaba aún suelta pero se apoyaba en las paredes y desplazaba su pequeño cuerpecito paso a paso con una habilidad pasmosa. Durante casi un mes siguieron la pista de la entrega. La mensajería urgente que trajo la caja, el servicio de reparto de la compañía malaya que hizo llegar la niña a España y así hasta HDF. Fue un mes de papillas, de cambios en horarios, en costumbres, rutinas e incluso en la manera de ver las cosas. Los responsables de la división de comunicaciones de HUMAN DEVELOPMENT FACTORY, aseguraron durante algunos días que no podía haber un error en sus entregas y que si la niña había llegado hasta aquel pueblo de la ruta de la plata, sin duda alguna sería porque ellos habían realizado el pedido.

A los dos meses todo estaba aclarado. Una recogida especial fue gestionada desde la misma fábrica para recoger a la criatura.

Cuando sonó el timbre nadie abrió la puerta de aquella casa recién abandonada.

Anuncios

8 Respuestas a “La entrega

  1. Peculiar manera de ver las cosas, bonita, grande. Esa muñeca es preciosa, disfrútela, yo tengo una mas mayor y es el epicentro de mi vida, vamos, que sin ella, seguro andaba yo por Alaska haciendo alguna expedición inútil, pero no, llegó ella, y llegó la luz, el ordén, las responsabilidades, el crecer, madurar…
    Son la vida dentro de la vida.

  2. Aishhhhhhhhhhhh, Sr. Çafrén, no, no me lo diga, por fin sus hijos le han hecho abuelo!!!!!
    Ahora ya podrá ser un refunfuñón con motivo aparente 😉
    Ya sabe lo que le toca, tardes de parque con merienda, canguros a todas horas, preguntas imposibles de responder, mocos por limpiar…
    Ya le veo en su papel, seguro que disfrutará de lo lindo en su nueva faceta, que espero no le reste tiempo para seguir deleitándonos con sus maravillosas letras 🙂
    Felicidades!!

  3. Ohhhhhhhh¡¡¡¡¡¡¡¡

    Esa niña me la como yo;

    Pero, pero, pero, pero Sr. Çafren cómo es posible que usté que es tan feo, le haya tocado ese premio gordoooo????¡¡¡¡¡¡¡¡

    Ay!!! que pretita está, que mofletes, ay! que rica es!

    Tiene usté una suerte enOrmEeeeee¡¡¡¡¡¡¡

    pd. Dejase de cajas; la madre de la criatura sabe bien el bombín que tenía dentro….mírala ella, si es la niña más graciosa que ha pisado el firmamento….¡¡¡¡¡¡¡

    Un cordial saludo Sr. Çafren.

  4. Por favor!!! Hasta aquí podíamos llegar. Mira que he soportado cosas en este blog, pero esto ya es lo último. ¿Qué pasa, que hoy no dice de donde es la foto?.

    No me imagino que clase de padre de madre pueden permitir el meter a su bebe en una caja de esa manera. La criatura se la ve ATERRADA; a saber cuantas horas tuvo que estar en esa posición hasta conseguir una buena foto. Se va a quedar como la madre del Xxx o como Don Javier.

    Le exijo que nos diga quién es el responsable!!.

  5. Verán, siento la polémica y confusión suscitada por la omisión de la autoría de la imagen.

    Normalmente suelo enlazar al autor siempre que la foto la encuentro en algunas de las paginas especializadas en fotografías que en la red se encuentran, pero en este caso la foto la encontré en google, así, sin autor ni vinculo alguno que haga posible localizarle. Es por ello que omití el enlace.

    Me gustaría agradecer a todas ustedes que pensaron que esta hermosa criatura podría ser familiar mía (hija o nieta o incluso bisnieta) pero he de decir que la muchachilla no tiene parentesco conmigo. Como bien dice Coblenza (por cierto , bienvenida de nuevo) en su comentario, soy feo y si han visto mi foto verán que tras mis antiguas gafas se intuyen dos pequeños navajazos en vez de ojos y la cría de la imagen otra cosa no se, pero de ojos está bien servida.

    En fin que pido disculpas por el tremendo lío e intentare que no vuelva a suceder.

    Pd. Lo de Don Javier es una de las crueldades más grandes que han salido de su mente en los últimos años, pero me he reído mucho Osiris.

  6. Los hijos, es verdad, son un regalo y también es cierto que a veces son regalos que nos se han elegido, que funcionan por su cuenta, que empiezan su camino y ya no hay quien les pare, que digo, en fin, que si hubiese guardado la cajita me gustaría poder recogerlos ahí de cuando en cuando para que nada les doliese, para que se quedasen a mi lado.

  7. Voy a ver si esta vez el niño “hiperrealista” se lo traga… con los niños que crecían en la playa no coló. Tengo dudas, porque por algún extraño motivo no se traga nada que venga de usted… Uhmm ¿Por que será?

  8. Ah… el paquete, precioso, yo quiero uno así…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s