De jueces y juicios

En estos días he escuchado dos sentencias judiciales que me han dejado un poco trastornado. Las dos tienen como protagonistas a mujeres a las que se ha prohibido que vean a sus hijas.

El primer caso el juez decidió esto por considerar que la madre alienaba a su hija en contra de su padre, intentando crear en la mente de esta la imagen de un hombre terrible. Ahora, después de unos meses otro tribunal ha decidido que la sentencia fue radical y desmesurada aunque ha reconocido que ha tenido un efecto positivo ya que la niña ha podido convivir con su padre normalizando su relación y consiguiendo eliminar los prejuicios creados en la pequeña por la negativa actitud que la madre sostuvo.

En el segundo caso a la mujer se la retiró la posibilidad de ver a su hija, ni siquiera en régimen de visitas, por haber abofeteado (según la mujer, le dio dos bofetadas) a la misma en una ocasión. La mujer abofeteó en la cara a la niña cuando la misma faltó el respeto e insultó a un tío. El padre aprovechó esta situación para denunciar a su mujer, de la que en aquel momento se estaba separando. La denunció por malos tratos y agresiones continuadas a su hija. El juez falló a favor del padre y parece que la madre lleva sin ver a su hija bastante tiempo. Esta mañana escuché llorar a la mujer relatando como no tenía ni idea de como de grande estaría su hija y cuan impotente y desgraciada se sentía al haberla comprado un pijama y habérselo hecho llegar para enterarse, tras hablar por teléfono con ella, que el pijama era tan pequeño que la niña no podía utilizarlo. Contado por mí parece una nimiedad, pero les aseguro que escuchar a la mujer ponía los pelos de punta.

Estas dos sentencias me han obligado a reflexionar sobre lo mezquinos que podemos ser los seres humanos a la hora de utilizar cualquier recurso que pueda ir en nuestro propio beneficio en caso de conflicto. Resulta bochornoso pertenecer a una especie a la que le importa un pimiento dañar la estabilidad emocional de nuestros propios descendientes por un puñado de euros o por saciar nuestra sed de venganza.
Resulta descorazonador que esas paranoias de determinados tipejos, tomen alas por las decisiones de los estandartes de un sistema judicial en el que es difícil confiar.
A los creyentes les queda el tan nombrado “In god we trust” que los Norteamericanos leen cada vez que compran algo en efectivo.

Que asco de mundo.

Anuncios

5 Respuestas a “De jueces y juicios

  1. Yo también he escuchado a la mujer contar lo del pijama, y sí, se me puso un nudo a la garganta (no sé, quizás porque últimamente todo lo que tiene que ver con la maternidad y la infancia me toca la sensibilidad como nunca, jamás, lo había hecho).

    Y lo siento, pero soy de las que piensa que hay bofetadas y bofetadas, y que hay bofetadas que no pueden ser carne de denuncia. Y lo dice alguien que llevó algunas de niña, y que no concibe que su madre pudiera haber sido denunciada (y ya no digamos apartada) por ello.

  2. Y otra cosa: nadie, ni el padre ni el juez, ha pensado en los efectos que todo esto tendrá en la niña. Que los niños son como esponjas que absorben la culpa que flota en el aire. Incluso la que no le corresponde. Y la culpa luego tiene efectos de carambola, oblicuos, raros y casi siempre terribles.

    Qué asco de mundo, sí.

  3. si, todas las mujeres son buenas y ninguna jamás es una mala influencia para sus hijos y por supuesto todos los padres son unos hijos de puta tremendos que hacen todo lo posible por joder la vida de sus hijos.

    ¿Una madre poniendo a sus hijos en contra de su padre? No, no, eso es imposible aunque lo digan los psicologos y en cualquier caso si lo hace será pq el padre de verdad es un cabrón.
    Y estamos abocados a que gracias a que las mujeres siempre son “buenas” los niños acaben creyendo realmente que los hombres son malos.

    Yo también vi a la madre y sinceramente, no me la creí, ¿alguien le ha preguntado a la niña? Ella tiene todas las respuestas.

  4. hombre esta claro, que si fuera un maltratador, diria que solo son dos bofetadas, y trataria ponerme lloron en plan victima… como hacen la mayoria de maltratadores, por cierto cual es la version del padre y del juez. siempre es bueno escuchar todas las partes…

  5. De ese tipo de telarañas está lleno el mundo, si no, porque estamos todos llenos de prejuicios? todos lo hemos vivido, desde lo más minimo hasta lo más grande cuando se tiene que establecer que alguien es mejor que alguien. No pueden ser los dos validos, cada uno con lo suyo, sin tener que competir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s