10. 10. 10. 10

Susurraba inconsciente cada una de las palabras que se dijeron durante toda una vida juntos. Sus labios se entreabrían y cerraban cuando sonreía al recordar como se despidieron por primera vez hace tantos años. Al hacerlo su cara se iluminaba . Escarbó, de rodillas, con sus dedos en aquel jardín buscando la vulva de aquella hermosa flor junto a la que había jurado saltar si recibía lo que quería. Tocó la cebolla de la que nacía tan bella imagen y acariciando sintió los restos de arena entre sus uñas, pegados tan firmemente a su piel como alguna vez lo estuvieron ellos. Miró al cielo buscando un sol, que en aquel lugar brillaba con menos fuerza que donde siempre vivieron, y al verlo le pareció que el astro le guiñaba un ojo y con una carcajada celebraba lo que ya sabía. Al llegar a casa sobre la mesa encontró lo que esperaba.

Las flores naranjas

Anuncios

3 Respuestas a “10. 10. 10. 10

  1. Muy hermoso. Me ha parecido delicioso.

  2. Gracías por su visita maRia.

  3. Joder, si no había oido la canción¡¡
    Uhm, esa canción supone mínimo medio kg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s