La fuerza del no

Estos días de calor asistíamos espeluznados a las correrías sexuales del líder italiano. Parecíamos trasladados a momentos históricos como los narrados en la serie Roma y seguíamos cada uno de los capítulos que la desidia informativa del verano nos entregaba poco a poco. Solo la sucesión de monstruosos acontecimientos relacionados con niñas, niñatos y crímenes, nos devolvió la vista a nuestra casa. Estas noticias han puesto, en nuestros puestos de trabajo, bares y terrazas de playa, como si se tratara de un referéndum (que más quisiesen algunos interesados medios que así fuera), la siguiente polémica pregunta: ¿Se debe cambiar la ley y conseguir con ello rebajar la edad penal de los ciudadanos de este país?

He comentado ya en alguna ocasión mi opinión sobre la sociedad en la que vivimos. Somos, los españoles, unos chaqueteros. Lo hemos sido históricamente. Si solo cogemos como ejemplo los últimos 100 años de historia, hemos jaleado ilusionados todo tipo de formas de gobierno (repúblicas monarquías y dictaduras) y a todo tipo de lideres de muy distintas tendencias ideológicas. Dame pan y llámame tonto.

Somos incapaces de ver la pelusa en nuestro propio ombligo, y en caso de verla, estaríamos tan ocupados buscando al culpable de que esta habitara allí, que nunca alcanzaríamos a quitárnosla. La pelusa crecería hasta obturar nuestra primera cicatriz, pero seguiríamos buscando al culpable. De manera que, lo único de lo que hablaremos en estos días, quizás meses, depende del rédito político que determinados grupos puedan sacar de esto, será sobre si se ha de meter en la cárcel o no, a los niños malos. Nadie se preguntará de una manera seria y ordenada: ¿Que coño hacían los padres de los niños malos mientras estos crecían?

Los adolescentes protagonistas de estas noticias, y porque no, también de este post, son unos malcriados hijos del “Si”. Son la generación del “Dáselo”, del “Cómpraselo”, del “Dile que sí para que se calle”. Jamas en su vida les han dicho NO, y es por esto, por lo que no entienden el significado del No. Sus padres no tienen tiempo, trabajan mucho, no se han dado cuenta, no podían imaginárselo. Y unos cojones. Sus padres son unos irresponsables culpables de crear monstruos. Son esos padres que no tienen tiempo ni ganas de discutir o aguantar los berrinches de sus cachorros, pero van a los colegios a advertir, o amenazar a los profesores, para que estos no les lleven la contraría a sus pequeños. Son esos padres que no tienen tiempo de hacer los deberes de matemáticas con los niños pero tienen un abono de fútbol o no se pierden una puta carrera de formula uno. Son esos padres que aceptan con tranquilidad que sus hijos de siete años, sin ninguna minusvalía psíquica aparente, repitan curso porque ellos no tienen tiempo de atenderles o porque si tienen que repetir pues que repitan.

Escuchaba el otro día al Ex defensor del menor decir que, es necesario hacer entender a los niños que si una niña dice no, es no. Lo que hay que hacer entender a los padres es que hay que hacer entender a los niños el significado de la palabra “NO”, la pronuncie una niña, un educador, un policía, un amigo de la pandilla o por supuesto, los padres.

El día que dejemos de discutir sobre si meter o no meter en la cárcel a la gente, sucumbiendo a la vertiginosa corriente que los pensamientos fascistas y amigos de la pena de muerte colocan en nuestros telediarios y boletines de radio, y empecemos a pensar seriamente en decir “No” cuando hay que decir “No”, creceremos como sociedad.

No entiendo lo que dice el enano alemán en el discurso que les dejo, pero determinadas intervenciones de políticos, presidentes de las Faes y periodistas de este país me recuerdan demasiado a lo que imagino que debe decir.

La foto: Natural born killers

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s