Archivo de la categoría: odio

Mierda y mas mierda

H tiene una empresa desde hace unos siete años. Cada dos meses desde entonces, solicitaba una línea de crédito, a los bancos con los que trabaja, de unos ciento veinte mil euros. Con ella hacía frente al habitual pactado pago tardío con el que se trabaja en este país. Una vez cobrado el trabajo, devolvía lo debido a estos bancos e ingresaba los beneficios de ese trabajo, cercanos cada vez, a la tercera parte de lo que el banco le prestaba, en esas mismas entidades. Un día los directores de las sucursales donde operaba, le hicieron entrar al despacho. No hay crédito, hay crisis. H despidió a unos veinticinco trabajadores en el último año por falta de crédito, no por falta de trabajo ni por lo que llaman crisis. La cabeza visible de uno de esos bancos paseaba hoy su morena calva de rayos uva, en el padock de la formula uno, como un presumido playboy de coches de choque. Para él no hay crisis.

Y los demás nos callamos

Un señor que representa a todos los empresarios del este país, y si no es así, los que no se vean representados por él, deberían gritarlo en voz alta y echarlo, dejó que una de sus empresas, una compañía aérea, perdiera las licencias, dejando a sus empleados en la calle y a sus clientes, allá donde el destino les había llevado. Sin vergüenza, declaró que los clientes sabían a lo que se arriesgaban al volar en una empresa como la suya. Él nunca habría volado en ella. Él no es pobre, por lo tanto hubiera viajado en alguna de esas donde en primera el champagna es caro y gratis. Meses después, una compañía, dirigida por el mismo señor y que desde la quiebra de la primera, solo se ocupa y esfuerza en culpar a  la irresponsabilidad de los trabajadores de la situación laboral y social que vive nuestro país, se ve en la angustiosa situación de necesitar ser comprada para poder subsistir. De no ser así serán miles las personas que quedarán sin empleo. Si finalmente esto ocurre, seguramente tendremos que soportar alguna otra sin vergüenza declaración de este nefasto personaje culpando al gobierno de sus males. Hace unos meses por motivos laborales desayunaba en el mismo hotel que este señor a tan solo unas mesas de él. Lamento no haberlo abofeteado. Ahora lo pasaría por la quilla de alguno de los barcos que sin duda posee y donde veraneará sin pensar en la crisis.

Y los demás nos callamos.

Hace unos días me tumbo en la cama a última hora. Con el mando a distancia en la mano paseo por esos canales donde (bajo las letras que forman los sms que solitarios con más saldo que yo envían), se solía ver un cuadradito con chicas, chicos e incluso a veces, mezcla de ambos, fornicando desnudos. Nada, ni uno. Ya no hay porno en Tv. Alguna comisión moral, supongo que compuesta por los mismos que intentan prohibir los velos sin meterse con los tocados sombreros o cascos de las monjas, concretó lo perjudicial que era que, estas imágenes de órganos desnudos se rozaran ante la vista de adultos libres y responsables. Mucho más cuando ademas de las imágenes se escuchan jadeos, gritos y todo tipo de peticiones que la mayoría de los espectadores nunca hemos escuchado en vivo. El porno desparece de la tele. Los juegos y concursos donde se apuesta o se compite por dinero quedan relegados a altas horas de la madrugada. Mientras tanto, la Esteban, el Kiko, la Patiño y todos esos profesionales que nos informan de la vida y miserias de Pantojas, Muñoces, Jurados etc. siguen en esa franja televisiva a la que llaman infantil. Nadie protege a los niños, ni falta que les hace, de las ultra católicas hordas de Disney con sus Jonas brothers. De la violencia de la liga de la justicia o del  culto al cuerpo y la belleza de las Winchs o Winx. Nadie nos protege de la farsa de los clubs de fútbol y de lo poco que significan siglas como UNICEF si un mercader vestido de traje, trafica por ellas con los señores de la muerte (aunque en lo que seguro pensará, será en follarse a su hija) y la tortura, ensuciandolas hasta que apestan.

Y los demás nos callamos.

A mediados de semana algo atacó los mercados. Un rumor financiero. Uno de esos misterios económicos que provocan que unos se arruinen y otros se llenen los bolsillos sin control. Uno de esos misterios económicos a los que, a falta de militares sublevados, yo llamo, intentos de golpe de estado y que son aprovechados por los opositores afines a los golpistas para gritar desde sus púlpitos. Para colmo a mi hija le regalan un Monopoly.

Y los demás nos callamos.

Tal vez lo único positivo de la semana es que Miley Cyrus se ha convertido en mujer. En la presentación de su nuevo vídeo el jueves, confirmó esta transición. El viernes, cientos de padres en las puertas de los colegios pudieron decir en voz alta lo que pensaban hace años. Hanna Montana esta buena y mientras, no hay crisis.

Y los demás…… Y los demás cantamos esperando a Victoria.

Neutral

Supongo que la acepción de neutral tiene otro significado cuando se habla de Suiza.

En ese caso neutral significa, país que se enriquece de manera sistemática con la miserias de los países que la rodean. Bueno esto, hasta la primera mitad del siglo XX, ahora también con los que están a miles de kilómetros. Significa mirar para otro lado y guardar en cajas seguras el expolio que a las  familias judías los nazis hicieron. Significa ganar dinero con los ahorros de aquellos a los que hicieron jabón en campos de concentración. Significa aprovecharse del dinero del narcotráfico mundial para seguir cultivando su imagen de país limpito de gente educada que habla bajito. Significa que como no se sabe de donde sale el dinero de los clientes protegidos ( y anónimos), no se puede pensar que son malhechores y denunciar sus anónimas fortunas. Significa la puta hipocresía del hipotético estado de bienestar.

Neutral significa denunciar al pobre pescador de la canción de krahe, por no querer vivir como los demas.

Neutral, desde esta semana, significa también detener a un señor por presuntamente violar a una menor (se dice que el delito real fue sodomizarla en un estado donde la sodomía era delito) hace treinta años y entregárselo o pretender hacerlo, a la “justicia” de los States para que allí sea juzgado con todos los derechos constitucionales que ese enorme país le otorgará (Sobre derechos constitucionales de los States puede buscarse Guantánamo en cualquier buscador).

Desde aquí mi apoyo a un genio. Por poco que valga

La fuerza del no

Estos días de calor asistíamos espeluznados a las correrías sexuales del líder italiano. Parecíamos trasladados a momentos históricos como los narrados en la serie Roma y seguíamos cada uno de los capítulos que la desidia informativa del verano nos entregaba poco a poco. Solo la sucesión de monstruosos acontecimientos relacionados con niñas, niñatos y crímenes, nos devolvió la vista a nuestra casa. Estas noticias han puesto, en nuestros puestos de trabajo, bares y terrazas de playa, como si se tratara de un referéndum (que más quisiesen algunos interesados medios que así fuera), la siguiente polémica pregunta: ¿Se debe cambiar la ley y conseguir con ello rebajar la edad penal de los ciudadanos de este país?

He comentado ya en alguna ocasión mi opinión sobre la sociedad en la que vivimos. Somos, los españoles, unos chaqueteros. Lo hemos sido históricamente. Si solo cogemos como ejemplo los últimos 100 años de historia, hemos jaleado ilusionados todo tipo de formas de gobierno (repúblicas monarquías y dictaduras) y a todo tipo de lideres de muy distintas tendencias ideológicas. Dame pan y llámame tonto.

Somos incapaces de ver la pelusa en nuestro propio ombligo, y en caso de verla, estaríamos tan ocupados buscando al culpable de que esta habitara allí, que nunca alcanzaríamos a quitárnosla. La pelusa crecería hasta obturar nuestra primera cicatriz, pero seguiríamos buscando al culpable. De manera que, lo único de lo que hablaremos en estos días, quizás meses, depende del rédito político que determinados grupos puedan sacar de esto, será sobre si se ha de meter en la cárcel o no, a los niños malos. Nadie se preguntará de una manera seria y ordenada: ¿Que coño hacían los padres de los niños malos mientras estos crecían?

Los adolescentes protagonistas de estas noticias, y porque no, también de este post, son unos malcriados hijos del “Si”. Son la generación del “Dáselo”, del “Cómpraselo”, del “Dile que sí para que se calle”. Jamas en su vida les han dicho NO, y es por esto, por lo que no entienden el significado del No. Sus padres no tienen tiempo, trabajan mucho, no se han dado cuenta, no podían imaginárselo. Y unos cojones. Sus padres son unos irresponsables culpables de crear monstruos. Son esos padres que no tienen tiempo ni ganas de discutir o aguantar los berrinches de sus cachorros, pero van a los colegios a advertir, o amenazar a los profesores, para que estos no les lleven la contraría a sus pequeños. Son esos padres que no tienen tiempo de hacer los deberes de matemáticas con los niños pero tienen un abono de fútbol o no se pierden una puta carrera de formula uno. Son esos padres que aceptan con tranquilidad que sus hijos de siete años, sin ninguna minusvalía psíquica aparente, repitan curso porque ellos no tienen tiempo de atenderles o porque si tienen que repetir pues que repitan.

Escuchaba el otro día al Ex defensor del menor decir que, es necesario hacer entender a los niños que si una niña dice no, es no. Lo que hay que hacer entender a los padres es que hay que hacer entender a los niños el significado de la palabra “NO”, la pronuncie una niña, un educador, un policía, un amigo de la pandilla o por supuesto, los padres.

El día que dejemos de discutir sobre si meter o no meter en la cárcel a la gente, sucumbiendo a la vertiginosa corriente que los pensamientos fascistas y amigos de la pena de muerte colocan en nuestros telediarios y boletines de radio, y empecemos a pensar seriamente en decir “No” cuando hay que decir “No”, creceremos como sociedad.

No entiendo lo que dice el enano alemán en el discurso que les dejo, pero determinadas intervenciones de políticos, presidentes de las Faes y periodistas de este país me recuerdan demasiado a lo que imagino que debe decir.

La foto: Natural born killers

Sinceridad


¿Se le puede decir a todo el mundo lo que realmente se piensa de él?
Se puede, pero muchas veces es una putada.

Como dijo el sincero House, ¿que será lo siguiente, ir al vídeo club y decirle a todos que kevin Spacy es Kaiser Soze?

11 M

La imagen

Como iba diciendo.

Dioses necios

.

“Hace no mucho fui al taller con mi viejo coche, no había acabado de abrir el capó del motor cuando el responsable de aquel negocio me dijo: ¿Dónde le han hecho a usted esta chapuza?

Llamé días después a un electricista desde casa, ya que uno de los enchufes, el que está detrás de el mural de madera de mi despacho, dejó de funcionar. El electricista me aconsejó que llamara al señor que me había reformado la instalación eléctrica de la casa, ya que él no quería hacerse responsable de lo que allí pudiera pasar. Alarmado, llamé a “el profesional” que años atrás renovó los cables de casa. Al llegar dijo que el problema radicaba en que el albañil que hizo las rozas y cajas, las había  hecho pequeñas y que por eso los cables se tuvieron que quedar allí apretujados, motivo por el que ahora no funcionan. El albañil me recordaba perfectamente. No tanto a mí, pero si a la madre del carpintero que dejo tan poco espacio entre el mural y la pared para que él pudiera trabajar. O eso al menos dijo él.

Otro día, alentado por la facilidad con la que somos capaces de acusar al prójimo, fui al juzgado. Quería protestar, incluso denunciar, por el perjuicio que me causó una sentencia judicial del pasado. En ella un juez borracho, de conocidas convicciones ultra religiosas y adepto a regímenes anteriores, había dejado libre al asesino de mi abuelo, solo porque el mismo tenía tatuado un cristo del gran poder en el pecho. Protesté, pataleé, grité y lloré, pero no hallé en todo el juzgado a nadie que hablase mal del juez o de las fechorías que realizó en su extensa carrera.”

Una vez más la especie humana me hace sentir triste. Mientras los pobres somos capaces de destripar al vecino si con ello sacamos un plato de lentejas, los poderosos jamás tirarán piedras a su tejado. Por lo que pueda caerles a ellos más tarde.

Feliz Navidad señores del Consejo General del Poder Judicial. Espero que a ninguno de ustedes se les atragante su ostentoso menú de nochebuena con la noticia de que a uno de sus familiares les ha ocurrido algo terrible por culpa de las decisiones de algún necio endiosado. Esas que los Dioses necios toman desde su olimpo particular.

Que ustedes duerman bien.

Diez por diez

.

El portero de discoteca se ha convertido a día de hoy en un mezquino ser.

El portero de discoteca es un energúmeno reprimido del que todos se reían en el colegio por que no sabía contar mas de diez. Era un niño con el cerebro vacío. Un niño que al crecer comprendió que contando hasta diez podía hacer diez series de diez dominadas, diez series de diez abdominales, diez series de diez ejercicios que harían crecer sus pectorales, más de lo que los de muchos de los pechos de las niñas que van a su discoteca, crecerán jamás. El portero de discoteca es un tipo que puede dar, contando hasta diez, más de diez series de diez puñetazos o patadas a un chico que tropieza con él en el interior de su feudo. El castillo del fantasma reprimido. El portero de discoteca es un tipo que en los últimos tres años ha matado a veinte personas en este país. Casi tantos o quizás más, tendría que mirarlo, que la peligrosa banda armada que tanto preocupa a nuestros políticos.

¿No hará nada el ministerio del interior con el portero de discoteca? ¿ Es necesario que se agrupen para tildarlos de peligrosa banda? ¿ No es todavía evidente que sus métodos y las similitudes de la mayoría de las veinte muertes, nacen del pensamiento único de “la inmunidad” con la que trabajan? ¿No se van a regular las actuaciones de estos matones hasta que no maten a mil personas al año? ¿No nos advertirán, como lo hacen de lo peligroso que es un móvil al volante, de lo peligroso que es un puto matón de discoteca un viernes por la noche?

Podemos enseñar , a nuestros hijos, informándoles, a no tropezar en las drogas, pero ¿podemos enseñarles a no tropezar con uno de estos mediocres chulos de gimnasio?

En memoria de Alvaro Ussia, al que golpearon hasta romper el corazón en una discoteca de Madrid.